Zamba del Ángel

H. Díaz -A. Petrocelli

Dijo mi madre que cuando
me lleve la vida a la ruta del pan
y ella falte a cuidarme y no esté su consejo
ni esa luz que la sangre sabe dar,
habrá un ser que a mi espalda con mi forma y con alas
y que ángel se llama, y es mi bien.
Dijo también que aquel ángel
invisible a todos y también a mí,
el que en aires de sombra por un viento en el alma
me daría en su savia la verdad.
Así fue que seguro eché rumbo a la vida
con la fuerza del ángel en mi andar.

Estribillo
Después, con el tiempo me fui
por soles que van a la ansiedad,
pero el ángel no estaba lo perdí por la infancia,
de la escuela a la casa, tiempo ayer…
Soledad del intento de gritar con los sueños
la verdad que en el hombre no se dio.

Cuando la luna en su viaje
me rompe las noches en un ángel de alcohol,
me desangro en las mesas y la luz de un amigo
es el ángel que guarda mi dolor,
y la calle me junta con un ángel distinto,
con un hombre cualquiera, como yo.
Duele saber que la cosa
que quise de niño era piel de ilusión,
y que el ángel camina con los pies del cansancio
que nos trepa a la vida por luchar,
y se muere el relato de la madre que un día
nos dio un ángel de guía con su amor…

Estribillo

304-zamba-del-angel-cifrado

304-zamba-del-angel1


Comentarios

  1. pablo dama dice: julio 25, 2013 at 2:39 pm

    Maestro. Un amigo me pasó la página y me parece realmente excelente. Soy músico aficionado, amo el folklore entre otros ritmos y estoy disfrutando mucho de recorrerla y conectar con las raíces. Sencillamente gracias por su trabajo.

  2. Muchísimas gracias por tanta generosidad maestro! Cuando venís a Córdoba? Abrazo grande!

  3. Hola viejo! mil gracias por todo esto. Acabo de descubrirlo buscando esta zamba del ángel. Derecho a favoritos, voy a volver seguido! gracias de nuevo por semejante trabajo, felicitaciones!

  4. Gabriel de Cba dice: marzo 25, 2010 at 12:48 pm

    Gracias por una página tan útil, tan generosa, tan clara, extensa. Entre paciente y paciente puedo cantar y conectarme con lo hermoso de cantar… y casi que me animo a agarrar guitarra y tu clínica de chacarera: una maravilla. Te deseo mucha suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *